Preludio de otoño

Envuelta en agua de lluvia... el alma de la Tierra huele a polvo del camino, a hierba recién segada, a fruta por madurar…



Llegadas del noroeste, como hollín escupido por una chimenea, un sin fin de nubes ojerosas se han adueñado del cielo velando con su muda presencia toda forma de sentir. Llueve a intervalos, por momentos con desgana.

Aprovecho una de las pausas para salir a pasear. Recorro lugares hollados desde pretéritos tiempos, donde las huellas son borradas por otras huellas, donde sólo el viento muestra su primera piel.

El tamiz de nubes depura con esmero todo rayo de luz; hoy el verde del parque parece pintado al pastel. Los árboles se agitan al igual que si fuesen titanes recobrando su hegemonía. A los pies de un banco vacío, sobre deshechos de nube, flota el único trozo de cielo.

La lluvia retoma su quehacer, lenta, como si deletrease su nombre... el parque se recompone. Me muevo entre árboles... pinos negros y piñoneros; fresnos que empiezan a desprenderse de sus hojas más doradas; también hay jóvenes abedules faltos de edad para deslumbrar; chopos vertiginosos cuyas copas siempre rozan lo eterno, y como un insecto más, merodeo bajo las hojas de una higuera de aroma dulzón...  y así, entre asombro y conmoción, vagando entre árboles, me vuelvo como ellos, me convierto en silencio...

Escampa... el sol a perdido su plenitud, el roce con los tejados parece haberle desgastado. Los días ya no alcanzan su madurez y en las noches que comienzan a refrescar el grillo declama con voz cansada. El silencio del otoño se ha vuelto rumor, hace días que San Lorenzo derramó sus últimas lágrimas...

Callejeo, la noche resbala por los cristales... se desparrama por toda la ciudad. La brisa rebusca su seno maternal. Más allá de los tejados no hay luna ni estrellas, las panzas blancas de unas gaviotas rompen la oscuridad...



Al volver la vista...

el vuelo de las gaviotas

se hace voz



Gijón, septiembre del 2013, donde la tierra siempre es verde.


19 comentarios:

  1. Una descripción tan fidedigna como intensa.
    Llena, como es habitual en ti, de sensaciones profundas, frescas y cercanas, como una fruta recién cortada...

    Esa belleza del paisaje que se ahonda en nuestro pecho y cuyo latido se hace uno con el entorno.

    Gracias, Alfredo, una vez más...

    Un gran abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  2. Poético paseo. Da gusto darse una vuelta por ahí de la mano de tu hermosas y sinceras palabras.
    Sigue así amigo mío.
    Y sí, ya lo creo, muchas gracias.

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  3. Alfredo...Me he quedado sin palabras...
    Solo puedo mandarte un abrazo y decirte que lo seguiré releyendo durante un tiempo.
    Y gracias...si, gracias...esto ha hecho del mundo un lugar un poco más amable y con más corazón.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por el regalo, Alfredo.

    _/\_

    ResponderEliminar
  5. Una delicia leer y releer este haibun. Muchas gracias Alfredo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Qué maravilla amigo, poder disfrutar de tus andares y saborear hasta el aroma de este precioso haibun. Gracias por este hermoso regalo que vuelvo a abrir de a poco, tratando de perseguir al insecto que se internó en algún resquicio, en lo más profundo del silencio... -^-

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Una gozada leerte, pura poesía... Lo leo y releo y cada vez encuentro algo nuevo, los fresnos, los abedules, ese silencio de otoño, el grillo, la brisa...
    Gracias por deleitarnos por tan hermoso paseo dejando así pasear contigo

    Con cariño,un gran abrazo amigo Alfredo

    ResponderEliminar
  8. Juan Carlos, Momiji, Elías, Gorka, Leti, Mai, Xaro-La. Una vez más vuestro cariño sobrepasa mis expectativas. Gracias, de corazón, ya que sin vuestros comentarios no tendría sentido seguir escribiendo. Gracias por acompañar mis paseos, que ya son vuestros, de todos. Gracias por arroparme, por vuestra generosidad. Gracias por estar ahí. Un abrazo, bueno, un montón, desde aquí, desde mi Asturias, donde la tierra siempre es verde.
    Gracias... Juan Carlos, Momiji, Elías, Gorka, Leti, Mai, Xaro-La

    ResponderEliminar
  9. Un placer. Leer el haibun ..."me convierto en silencio. Un paseo maravilloso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Karin, recibo con alegría ese silencio...

      Eliminar
  10. Ni un "lapsus",las palabras justas para ir de un lapso a otro y guardar silencio hasta que se vuelva rumor de otoño.Alguien por allí me dijo esta semana que las palabras hieren,lastiman y matan.Yo le dije que también hay palabras que "curan",y a esto me refería...(un abrazo)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guau.
      Lilí, otra vez tu generosidad me abruma. Hoy has alegrado mi corazón, creo que para alguien que escribe no hay mejor premio que palabras como las tuyas.
      Un abrazo

      Eliminar
  11. Hay muchas veces que al leer no sé después que decir, tú me has dejado así, sin palabras. Preciosa poesía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lola. Me llenan de alegría tus palabras, me animan a seguir escribiendo.

      Eliminar
  12. qué es un haibun????????
    trébol

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su traducción del japonés viene a significar: libro de diario.
      También se aplica a los escritos en prosa que finalizan, lleva intercalado o comienzan con un haiku.
      Para una mejor información te recomiendo que consultes la wikipedia.
      Un saludo

      Eliminar
  13. ¡Hola querido amigo! Te dejaría un mensaje privado,pero solo quería dejarte un breve saludo y desearte lo mejor de lo mejor,y que puedas disfrutarlo plenamente.(cariños para ti y tu flia)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lilí. Siempre es agradable recibir noticia de ti. También desde aquí, para ti y toda tu gente, el mejor de los años. Un abrazo, fuerte.

      Eliminar
  14. Te devuelvo la visita para también felicitarte el año, y expresarte el deseo de poder seguir disfrutando con tus haiku. Un abrazo

    ResponderEliminar

Seguidores