Luz...


 Cuando nacemos nos traen a la luz… una luz antigua en un mundo viejo.

En un bosque de recuerdos, aguardo en silencio a que cese la tiranía de la noche. Puedo sentir el viento pasar de puntillas sobre mi piel; escuchar el canto sombrío de un pájaro solitario. Puedo oler en la brisa la lluvia lejana o saborear en mis labios la cercanía del mar… pero es con la mañana, con el sol asomándose al olor de los manzanos, cuando puedo ver el viento sobre los campos de maíz, cuando el sombrío canto se vuelve naranja, cuando las nubes atrapan la luz del cielo y se quiebra en millones de gotas de agua… es con la claridad cuando la mar se vuelve magna.

Como siempre, paso a paso, sigo mi senda de luz. Llevo en mi equipaje lo más ligero y lo más pesado… mis sueños, mi vida pasada. Paso a paso, a sabiendas de que, al dar el segundo de ellos, el primero ya se ha vuelto pasado.

En este mi viaje, he visto lo que otros no supieron ver. He visto auroras equilibrarse con la pluma de Maat; a la luz detenerse entre las hojas de un sauce que parecía dormir; el sol en las alas de un cuervo que vuela sin saber lo que es volar. He visto el brillo del bosque saltar de rama en rama atrapado en los ojos de una ardilla; en sendas olvidadas, al crepúsculo peregrinar como un caminante más. He visto relumbrar un río de invierno en el hueco de mis manos… Sé de horizontes rasgados por decenas de rayos; sé de una playa, de una orilla, en donde la luz sobre un niño nos mostró toda la miseria humana…

Y camino, paso a paso, hasta que únicamente quede morir, hasta que el viento haga trizas mis huellas y apenas quede un destello de mí.

Camino, paso a paso… sólo soy un hombre.

Pisoteada…
aún guardan el brillo del sol
las alas de la libélula

Asturias, verano del 2015, donde la tierra siempre es verde.




10 comentarios:

  1. Emocionante forma de ver la luz asturiana pasear por el universo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias José Ángel por asomarte y dejar tu huella. Un abrazo desde esta luz asturiana hacia esa luz albaceteña.

      Eliminar
  2. Precioso haibun, Alfredo. A flor de piel...

    Un abrazo _/\_

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gorka, celebro tu visita y tus palabras. Un abrazo norteño.

      Eliminar
  3. Me ha gustado mucho, Alfredo, gracias
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Grego, por asomarte y por dejar tu opinión. Me alegra que te guste el texto. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Luminoso y conmovedor relato... que grato es leerte mi querido amigo.

    Un abrazote _/\_

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grato es leerte por aquí, Mai. Me alegra un montón tu visita. Para ti y tu tierra un abrazo intergaláctico con mis mejore deseos.

      Eliminar
  5. Tiene ese aire casi elegíaco de ese otro "He visto atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto rayos C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tanhäuser". Espectáculos ni más ni menos asombrosos que cualquiera de los testimoniados por el individuo más modesto. "He visto… estuve allí… padecí… anhelé… perdí…": solo es lo que no es, todo ya es pérdida y lo llamamos nuestro. "Momentos que se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia": bienvenido a la humanidad, hermano replicante; bienvenido a la realidad.

    zentaura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Zentaura. También a mí, una vez releído el texto, me trajo a la memoria historias de replicantes… Aunque mantengo la esperanza de que siempre haya alguien capaz de distinguir una lágrima entre la lluvia.
      Un abrazo y muchas gracias por tu sentido comentario. Bien hallada hermana replicante.

      Eliminar

Seguidores